miércoles, 23 de septiembre de 2009

Mi "MIMISMA"


Recuerdo que la película Blancanieves se me hacia vomitiva, al igual que Cenicienta; siempre me quedé con las ganas de que en alguna de las caricaturas que veía, por lo menos una, sólo una vez, ganara el malo. Primero, porque realmente hacían mas cosas y, aparte, porque siempre encontré mas seductora la personalidad de los malos que la de la bonita caguengue y retrasada mental que ponían. Toda mi niñez me la pasé atormentada por no poder disfrazarme de Maléfica.
Observar cómo funciona algo me puede entretener por horas; a los seis años quemé los fusibles dos que tres veces mientras intentaba con plastilina y esmalte de uñas lograr que un viejo tocadiscos funcionará; así aprendí a solucionar muchas cosas. Observar, analizar y, al final, saber qué respuestas podrían darse... Igual que el tocadiscos, las personas han sido expuestas por mí al mismo proceso.
¡Ah, qué bonito!, podría pensar... Pero no, tengo la cualidad de saber qué lleva a una persona al límite y eso me atormenta y también me divierte.
Ser honesto con uno mismo, no es un compromiso fácil; reconocer que lo que uno hace no lleva la intención que los demás ven, es gachito; el saberse un manipulador, también.
El problema inicia cuando uno trata de ser como los demás, así de pensamiento simple y llano. Y sí, he de reconocer que se puede vivir plácidamente en él, hasta que uno termina por aburrirse, ¿preguntándose como pueden ser félices?
Un día mimisma salió cual perro en el parque, le di nombre, jugamos; al principio fue divertido: si Karini era timida, mimisma era arrebatada; nos compenetramos y una a la otra daba estabilidad; ya en confianza, mimisma se dio vuelo madreando todo, todo lo que era mi entorno. Con gran frustración, Karini tuvo que someter a mimisma y reparar los daños causados, pero Karini no es temeraria ni dogmática, ni práctica, mucho menos ordenada.
Hay días que mimisma juega a ser yo y Karini juega a ser mimisma y, en este juego, ya no supe un día quién quedó siendo quién.

Complejo, ¿no?

domingo, 20 de septiembre de 2009

CAMARON QUE SE DUERME, se lo lleva la corriente



Vivir en el D.F. ha sido tremendo.
Desde la sorpresa de ver esa extraña procesión de San Judas Tadeo, que sigo sin entender como tanta gente cree en un santo que no los saca de pobres de generación en generación; pero bueno como me dijo un día mi hermano: -el gran problema de México es que fue educado por la iglesia... y si, creo que es así.
El incomparable sabor del pan dulce, ¡realmente es bueno!. Culpable de que en los primeros tres meses subiera de peso casi 4 kg.; afición que se terminó cuando los jeans empezaron a apretarse y me dije: -mi misma terminaras con cintura de rotoplas a este paso, ¿eres hombre o payaso? Así que a voz de ya, terminé el habito del pancito a media tarde que si, yo pecador me confieso a dios que una tarde llegué a zamparme hasta tres piezas del pan recién horneado de la panadería de a lado la muy cerdisima. Y que no dormí esa noche de la culpa inmensa por tragar tanto. Que el pobre de JL sufrió semanas de mi amargura por el peso ganado y terminó regalándome una basculita y una bici fija para que le dejará en paz mi anoréxica conciencia.
Pero mi momento más mas emocionante fue cuándo llevada de la mano de JL conocí todos los negocios que rondan el zócalo; ¡mi madre! fue una experiencia religiosa. Todos esos productos en un solo lugar ubicados y súper baratísimos. En fin encontré el tesoro escondido de Moctezuma. Hasta aquí todo era bello y hermosos, bueno soy dada al “hágalo usted mismo” y aprendo rápido, sobre todo en cualquier proceso que tenga que ver con estética.
Bien, encontré una tienda donde venden madre y media de cosas para estéticas. Alucine; así que llegado el día de retocar el negro de mi cabello, decidí no volver a pagar los setecientos pesos de tinte y barniz, me lancé al centro y wow wow wow por solo doscientos siete pesos compré el tinte, el barniz y lo mejor una súper mascarilla reestructurante de alfaparf. Llegué a casa realizada sintiéndome en la cima de la montaña.
Aplique el tinte negro que quedo intenso, acto seguido aplique el barniz que me dejo el cabello brillantísimo como espejo (según dice la publicidad del producto) y mientras hacia tiempo del proceso me lance al internet a leer las bondades de la mascarilla de alfaparf.
-¡Oh decepción, decepcionante! Siempre que haya bobos habrá engañabobos. Este producto no existe en la línea, ni los tintes que vi en el aparador...
Si, mi cabello luce ultrabrillante, sano e hidratado. Piratisima la mentada mascarilla pero efectiva. Ahora creo que el D.F. es la ciudad de los milagros, hasta lo que no es real es tangible aquí.
Ahora creo firmemente en el slogan de cartón network:
- Cartón network, después de México, el lugar con los mejores personajes.








lunes, 7 de septiembre de 2009

ANTE LA DUDA, la mas tetuda

Por asombroso que parezca, uno tiene la capacidad de desarrollar "sentimientos" difíciles de entender para los demás.
Para mí es MUY normal pensar que el pobre auto se está asoleando bajo el sol, o que mi lap está agotadisima por trabajar 12 horas seguidas; ni qué decir de cuando la última de las seis latas de cerveza se queda tan solita en el refri... y si, cuando vendí mi Atlantic, sentí que lo que cometía era un acto de traición mayor.
Bueno, este sábado he agarrado una peda marca diablo por internet; resulta que me encontré a mi hermano favorito en el messenger y, cuando mencionó que no pensaba salir esa noche, cosa rarísisima en él, porque mi hermano entre otros atributos es licantropo aferrado y devoto y ya tiene medalla de la legion mayor por los años en el servicio... bueno, el punto es que pensé ¿cómo voy a dejar a mi hermano solo? Venga, salú, salú, salú. Baboseamos como hacía rato no lo hacíamos... la he pasado bien con él.
Mi amorcito, que también transitaba por esas horas el área de laps, me veía de lado medio incrédulo de senda pendejez, que he de reconocer que sí lo fue.
Al día siguiente terminé deshidratada por la tamaña cruda; además, amorcito se molestó; él dice que jamás escuchó algo tan absurdo como pistear por internet, que "eso" no es solidaridad. Para mí sí lo ha sido, pero mejor callar.
No he podido salir con toda la family debido a la cruda y me los imagino pasándosela bomba sin mí; puedo verlos sentados a todos alrededor de una mesa, comiendo carne asada y guacamole, mientras se ríen ja ja ja ja de mi absurda borrachera. Yo recuerdo cómo salí a rastras del baño empapada, escurriendo agua en mi trayecto y arrastrándome cuál ente de El Aro y lloro; ¿cómo he llegado tan abajo? ¿cómo termine yo, tan arrastrada? ja. Lo bueno, lo bueno que hay piso.

martes, 1 de septiembre de 2009

Lo cortés no quita lo valiente, ni lo casado lo caliente...


Entró a casa; algo no iba bien, así que pregunté. Un tajante sí fue la respuesta, más la cara larga y la ausencia del consabido beso de "ya llegué a casa amorcito" lo contradecia.

Una caída más en este viacrucis que inició hace una semana, cuando en mi visita a Guadalajara una muy buena amiga me aconsejó que la mejor forma de tener a tu hombre interesado era darle picones.

Y sí, ahí voy yo, muy nalga y rápida, presta y pendeja le lancé a mi amorcito el anzuelo. Un mensaje de me invitan a pasar el fin de semana en algún lugar paradisiaco cercano al DF (romper hábitos, uno de los indicativos de "algo pasa aquí"). La respuesta, de entrada, no fue la esperada. Bien reza el dicho "cuando se dice una mentira hay que inventar mil más".

Me mandaron de paseo y no escuche nunca el "no vayas, quiero verte amor" ajam.... el problema es que si sumamos esto a uno de mis ataques de histeria femenina cometido meses atrás (darme de alta en todas las páginas que me topé una tarde de celos psicóticos, en medio universo webbiano) Pos, total, así como 2 + 2 son 4, justo ese fin de semana que recibo tan fabuloso consejo, ese fin de semana justo, JL se topa con el perfil de su amorcito buscando sexo casual en la web.

Obvio, vinieron las preguntas; una cosa lleva a la otra siempre y, en cuestión de suponer, uno se pinta solo. Además, con mi hípersentido feminista no podía reconocer que todo era una mal organizada idea que terminó siendo peor que nada. Se me hizo fácil proclamar que por lana hasta las nalgas das, que como mujer uno siempre termina mal con eso del amor y que si en lugar de darnos por amor cobráramos por cada cojida, por lo menos cuando el galán en cuestión rompiera nuestro corazón nos quedaba el placer de una cuentita para aliviar nuestras penas en un centro comercial. Y yo no sé qué pasa con uno; o ,mejor dicho, conmigo; apenas vi la cara de asombro de mi amorcito, más revuelo y gusto me di hablando como una promotora de la prostitucion, además de que en las discusiones de pareja siempre hay competencia de ver quién da el golpe más bajo.

He de reconocer que siempre ando reinventándome, me considero bastante aburrida, así que a veces juego a que soy la más mala de las malas, hasta practico mi risa de malévola...
-mua ja ja ja ja, cual bruja melevola de blancanieves, o mejor aún melefica. Como me gusta esa vieja desde que la vi en el cine.
pero al llegar la noche las ansías de dormir en el abrazo de JL me hacen colgar mi disfracesito éste y pasar al área del box spring.

Bueno, honestamente, sintiendo que acaparaba la atención de JL, ¿por qué no subir la tensión? Las revistas femeninas recomiendan que para mantener viva la pasión hay que ser siempre un misterio. Bueno, el sábado me largué todo el día, horas y horas baboseando, cansadisima de cargar la lap al hombro y andar como judio errante... Regresé a casa, pensé en lo absurdo de todo el planecito éste, de lo complicado que hace uno las cosas. ¿Es que, no era acaso mas fácil pedir un poco de atención? Hablar directamente sobre la inutilidad de mis horas sola y en casa, sobre la sensación de que en este momento de mi vida no hay nadie con quién cruzar una palabra voz a voz. Seguro es mas fácil, pero tengo habilidades natas para complicar las cosas. Y de la forma menos pensada y planeada me vi metida en un mar de confusiones y revolturas, a esas alturas hasta la honorabilidad de mi bisabuela podía entrar a tela de juicio.

Esta noche fue un suplicio, poder explicar y apelar por una confianza que de forma premeditada golpee. Lo que inició como un jueguito amoroso ha hecho que se caiga el velo. Levantó costras en heridas ya casi sanadas. Además debo reconocer que mi amorcito parece piedra, no lo conmueves con nada.

¿Porque una si puede pasar por alto los errores del amorcito? y si, hay estoy toda una noche en vela repitiendome cuánta pendejez se puede lograr de un tiron. Mientras mi cabecita repetía y repetía a manera de soundtrack la cancionsita esta de this mortal coil:
waiting to hold you Did i dream you dreamed about me?were you hare when i was fox?now my foolish boat is leaning broken lovelorn on your rocks,for you sing, "touch me not, touch me not, come back tomorrow:o my heart, o my heart shies from the sorrow"