Cuándo una SEÑORA tiene que recordarle a su entorno que lo es… hay un problema



Esta frase me la enseño mi abuela, una mujer que salió de un pueblo y, junto con mi abuelo, llegó lejos…
Hoy fui a la presentación de un libro, todos los presentadores insistían en que eran representantes de la contracultura. Francamente me molestó.
No acepto que ir pedo a presentar el libro de una persona sea ser contracultural, para mí eso tiene otros nombres. De entrada, porque quien tomó horas de su vida para plasmarlas y dejar una expresión de ello merece respeto y, lo mínimo, es que quien se autoproclama admirador del proceso creativo debería ser consciente de ello, pero creo que esto es otro cirquito más, de una sola pista, desgraciadamente.
Sí, creo que muchos de los talentos creativos que hoy admiramos, en su puta vida tuvieron ganas de autoproclamarse artistas y enviar su currículum para recordarnos a nosotros; simples mortales, que gozábamos de la venía de convivir con ellos.
Pienso que Van Gogh poco se daba cuenta del impacto que tendría su grito, sólo seguía la necesidad de expresarse… Para mí, cualquier persona que usa el proceso creativo como forma de pretender ser o llegar al titulo de… no merece más que una sonrisa de condescendencia… ¿Otro más que muerde el polvo?
Al final, creo que muchos de “nuestros talentos” no son más que el montaje de un cuerpo de mercadotecnia y, desgraciadamente o no, quién realmente es bueno en ello rara vez gozará de esas glorias en vida.
Así pues, después de esta semana creo menos en la cultura, o en lo que socialmente es reconocido como tal. Si un tipo llega todo jarra a presentar la obra creativa de otro de “nuestros talentos“, porque eso es contracultura y necesita platicarnos de que una noche se fue de drinks con Pérez de las pitayas y otro con x, y y z, el pobre no vale más de dos centavos. Lo mismo daría que se fuera con el mismo Bukowski (sujeto de su idolatría) si no hubo reflexión de por medio. Básicamente la noche de hoy fue como leer mails con asunto pero sin mensaje.
Dudo que Bukowski en su pedas siquiera le importará anotarse como contracultural, creo que estaba más clavado en mitigar el dolor de existir y tratar mínimamente de entender el “que coños hago aquí”.

Comentarios

Jorge ha dicho que…
me gusta leer tu blog, quizá es de los que más leo. Pero pienso que lo de menos es autonombrarse tal o cual cosa, eso no es importante, posiblemente la calidad de la obra es la que debe perdurar y finalmente importar. Una vez escuché en una presentación que si todas las personas que asisten a la presentación de un libro leyeran el libro, no habría quejas de la falta de lectores.
al menos espero que el libro haya valido la pena.
saludos